Nos estamos acercando al cierre fiscal y contable, por lo que en estas fechas hay que empezar a ver algunas cuestiones controvertidas con la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria), que hay que saber.

  • Si no presentó la auto-liquidación del Impuesto sobre Sociedades en tiempo y la presentó fuera de plazo. CUIDADO, existe una sentencia del TEAC (Tribunal Económico-Administrativo Central) en la que indica que, si tengo Base Imponible positiva, y además tengo Bases Imponibles Negativas de ejercicios anteriores, he renunciado a la compensación en este año, por el hecho de presentarla fuera de plazo.
  • Cuidado con los intereses de demora de una inspección. Recientemente, hemos obtenido pronunciamientos favorables del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en los que se admite la deducibilidad de los intereses tributarios en el impuesto sobre sociedades. Pero el TEAC abanderaba la no deducibilidad de estos gastos a través de una resolución de 2015, que se basaba en una sentencia del Tribunal Supremo dictada en el año 2010. Dado el carácter vinculante de las resoluciones del TEAC para los órganos de gestión de la Agencia Tributaria, han existido numerosas regularizaciones negando la deducibilidad de los intereses de demora. Ahora bien, la citada sentencia del Tribunal Supremo se refería a la ley del impuesto sobre sociedades de 1978, que –a diferencia de la normativa actual– disponía expresamente que únicamente eran deducibles los gastos necesarios para la obtención de ingresos.  En normativa actual no exige que los gastos sean necesarios para obtener ingresos para justificar su deducibilidad, sino que incluye un listado de conceptos que se consideran no deducibles. En ese listado no se encuentran los intereses de demora. A nuestro juicio, esta interpretación, que aboga por la deducibilidad de los intereses de demora, es la más correcta.
  • Si tengo un cliente que no me ha pagado una factura antigua (más de seis meses), pero ha ido pagando las facturas posteriores. CUIDADO. Es posible que la AEAT no me admita la pérdida por deterioro de esa factura, y considere que he hecho abandono del cobro y se trate de una liberalidad.
    El que un acreedor no realice acciones dirigidas al cobro efectivo de los créditos que pudieran acreditar la imposibilidad de cobro, puede significar una renuncia de sus derechos, que a efectos fiscales debe considerarse como una liberalidad en los términos establecidos en el artículo 14.1.e del TRLIS.
  • La amortización del inmovilizado va a realizarse de acuerdo con el principio de correlación de ingresos y gastos. Imputaremos como gasto una parte del inmovilizado conforme nos produzca ingresos, produciéndose de forma racional y sistemática. Hasta aquí, ninguna novedad con el PGC de 1990, pero hay un párrafo que supone una novedad con respecto a lo que estamos acostumbrados, al señalar que: «… se amortizará de forma independiente cada parte de un elemento del inmovilizado material que tenga un coste significativo en relación con el coste total del elemento y una vida útil distinta el resto de elementos». Pero fiscalmente las reglas relativas a las amortizaciones se encuentran recogidas en los artículos 12 de la LIS y del 3 al 7 del RIS. Según lo dispuesto en el primer apartado del citado artículo 12, serán deducibles las cantidades que, en concepto de amortización del inmovilizado material, intangible y de las inversiones inmobiliarias, correspondan a la depreciación efectiva que sufran los distintos elementos por funcionamiento, uso, disfrute u obsolescencia. La amortización puede no coincidir su carácter contable del fiscal. OJO con estas diferencias.
  • Si tengo un inmueble en existencias (ya que la empresa se dedica a al venta de inmuebles), y resulta que contabilizo un deterioro (justificado con tasación pericial). CUIDADO. Hay que demostrar que el deterioro se ha producido en el año que se ha contabilizado (o en su caso dentro de los cuatro anteriores), porque si la AEAT detecta que corresponde a periodos prescritos no es deducible. La carga de la prueba recae sobre el contribuyente.

Para cualquier duda, recuerde que puede contactarnos y le resolveremos su inquietud.